viernes, 6 de julio de 2018

El dueño del estudio de grabación no es TU productor

Como comentábamos en esta otra entrada, existen muchos conceptos acerca de la producción de un álbum que los músicos independientes no tienen bien claros, y es normal, están solos, a su suerte enfrentando una industria por demás desconocida pues en las escuelas enseñan música pero no cómo producirla. 
Así pues, uno de los mitos más grandes es el pensar que aquel que tiene un estudio de grabación es un productor.



Poniendo las cosas claras


En un sentido estrictamente semántico, sería un productor porque te va a ayudar a poner tu música en un medio digital para que tú puedas hacerlo llegar a tu público, sin embargo, dista mucho de ser TU productor pues a diferencia de los ejemplos que dimos en la entrada anterior, a este tipo de productor no le hace diferencia alguna si ganas dinero o no con tu música, lo cual por cierto, no tiene nada de malo.

El hecho de que el dueño del estudio no sea tu productor, de ninguna manera quiere decir que puedas prescindir de él, todo lo contrario, vas a necesitar un ingeniero de audio pues hay una tonelada de cosas técnicas que él te resolverá. 
El problema es que en el mundo de la música independiente los dueños de estudios de grabación se adueñan de todo: graban, mezclan, masterizan, maquilan, producen y algunos hasta diseñan; literalmente se apañan toda la chamba.


El hecho de ofrecer todos los servicios, en sí no tiene nada de malo, el problema es cuando ofreces un servicio que no puedes dar correctamente, eso sin mencionar el hecho de que no es lo más sano cuando todo depende de un solo proveedor.

Poniendo las cosas en su lugar


El dueño del estudio no puede ser tu productor por una razón muy simple: representa un conflicto de intereses.

El trabajo de un productor es ayudar al artista a hacer dinero con su grabación y en la mayoría de los casos, aunque cobra honorarios, termina ayudando al artista a ahorrar dinero, principalmente reduciendo la cuenta del estudio.

Así pues, surgen 2 preguntas: 

1. ¿Cómo podría una persona que cobra por cada hora que pasas en su estudio, ayudarte a reducir la cuenta? y...

2. ¿Cuántos dueños de estos estudios de grabación se interesan por cuánto dinero ganas con tu grabación? R: Ninguno.



Y algo aún más importante, a diferencia de un productor real, el dueño del estudio de grabación no conoce la música del artista sino hasta que éste llega al estudio, lo que levanta otra pregunta importante: ¿Cómo sabe él si lo que estás haciendo al grabar es lo que realmente necesita tu música más allá de un enfoque puramente técnico? Él sabe de audio y música pero no conoce tu música.

Es por esto que resulta tan importante aclarar el hecho de que el ingeniero de audio no es el productor de tu disco, su trabajo es grabar y mezclar el disco, en conjunto con el artista y el productor.


El personal indicado para el trabajo


El ingeniero de audio es lo que necesitas cuando se trata de grabar y mezclar, él sabe todo lo necesario sobre microfonía, preamps, conexiones, técnicas de compresión, side-chains, etc. Pero nada más, hasta ahí llega su trabajo; no el mastering, ese es para el estudio de mastering; no la producción, eso es para el productor; no la maquila de CD, eso es para la planta de replicación; no el diseño, eso es para el artista visual o diseñador. 

Ten siempre en cuenta que la producción de tu disco se beneficia de la experiencia de las diferentes disciplinas involucradas y que entre menos dependas de un solo proveedor, mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario